• Lun. Jun 27th, 2022

vivir a través Instagram y TikTok, incluso entre los refugiados

PorAdmin

Mar 17, 2022 , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Lo primero que hace al cruzar la frontera es enviar un mensaje por Telegram a su hermano. Viktoria, de 32 años, ha logrado cruzar a Moldavia y huir de la guerra en Ucrania. A pocos kilómetros de allí, Pete, de 16, está a punto de emprender con su familia un largo viaje hasta Georgia. Les está contando a sus amigos por Instagram cómo planean llegar. “Quieren saber cómo lo haremos porque quizá ellos harán lo mismo y dejarán el país”. Liubov, de 31 años, hace la misma ruta pero al revés.

Ha abandonado Georgia para volver a Odesa, su ciudad natal. No se despega del móvil porque al otro lado le están esperando unos amigos que la llevarán hasta su casa. “Tengo que avisarles cuando vaya a cruzar”, dice.

Las vidas de estas personas tomarán caminos muy distintos, pero tienen una cosa en común. En este viaje de ida o de vuelta desde Ucrania, los móviles serán casi protagonistas de su historia. Los tres son víctimas de una guerra que ha provocado que más de 3 millones de personas hayan tenido que abandonar sus hogares. Más de 300.000 han decidido cruzar la frontera de Ucrania a Moldavia para de ahí continuar su camino hacia otras ciudades europeas o quedarse en la capital, Chisináu.

Viktoria mira en el mapa dónde está exactamente esta ciudad a la que viajará en autobús desde la frontera de Palanca, una de las más activas en este momento por su cercanía a la región de Odesa. Después contesta a su hermano para explicarle que están en la cola esperando a que salga el autobús que será el inicio de un viaje que no saben cuánto durará. Su vida ya no será la que era, pero dice que no se siente sola. “Estoy aquí con mi familia pero también veo todos los días como mis amigos están consiguiendo salir adelante. Lo veo en Instagram, en sus stories”, explica a Hipertextual.

Instagram se ha convertido para Viktoria en una red social agridulce. Por un lado, puede ver de primera mano que sus contactos y amigos están vivos. Pero también cómo se recrudece la violencia en Nikolaev, una cuidad a 65 kilómetros del Mar Negro. “Se publican vídeos sobre los ataques porque los rusos no son capaces de ver lo que están haciendo en mi país. Es necesario que todos vean lo que está pasando”. 



Source link

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
العربية简体中文NederlandsEnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsRomânăРусскийEspañol