• Dom. Ago 14th, 2022

Ésta es la diferencia entre reiniciar un móvil y apagarlo y volverlo a encender

Admitámoslo, somos muchos los que no apagamos nunca el teléfono móvil. El mío es probable que lleve encendido desde hace muchas lunas, y por el camino sólo han medido algunos reinicios como consecuencia de las actualizaciones que la beta de Android 12 han ido cayendo en mi almacenamiento interno. De la época en la que los ordenadores dominaban la tierra (suena John Williams) hemos heredado eso de que tirar del cable soluciona nuestros problemas, pero no siempre es necesario.

No lo es porque para eso existe el reinicio. Si no vas a usar el móvil en mucho tiempo y lo vas a meter en una caja apágalo, claro, pero el resto de situaciones se solucionan con un reinicio. Porque ante la duda de si es mejor apagar y volver a encender un teléfono, o reiniciarlo, cabe decir que son dos procesos prácticamente idénticos que se diferencian muy poco entre sí.


Apagar y encender vs reiniciar, that is the question

Restart

Imagina que tu teléfono empieza a fallar de alguna manera. Quizá una aplicación se ha quedado congelada y no te deja volver a abrirla, o el consumo de batería aumenta de forma desproporcionada por algún error desconocido. O quizá el teclado no quiere abrir y esto no tiene solución, en cuanto pueda miro un móvil nuevo. Relax, quizá se solucione reiniciando. Y sí, el efecto es el mismo que el de apagar y encender, sólo que es más rápido y tiene una explicación.

Cuando nuestro teléfono está apagado, todo en él está apagado. A no ser que tengamos programada alguna alarma y entonces una pequeña memoria en el teléfono esté programada para reaccionar, pero reconozcámoslo, cada vez menos móviles hacen eso. Si el teléfono está apagado, es un ladrillo de metal y cristal muy bonito que se activa al pulsar el botón de encendido, y entonces empieza el baile.

La placa base se enciende y empieza a reclamar cosas. Primero enciende la memoria del teléfono y busca el sistema operativo para ver qué software es el que tiene que cargar, y en paralelo se va encendiendo la pantalla para que sepamos qué está ocurriendo. Y mientras todo se va cargando, el móvil nos muestra una animación para que veamos que pasan cosas. Admitámoslo, es para ganar tiempo y hacer la espera más amena. Así que cuando todo está listo, nos pide el pin, el patrón o la huella y listos para funcionar.

Reiniciando un móvil Android

Este proceso, el de encendido, es prácticamente idéntico al que se produce cuando nuestro móvil ya está encendido y lo reiniciamos (en iOS no hay botón para reiniciar, sólo una secuencia de botones que ha ido cambiando). Casi calcado. Calcado ‘con cosas’. Al pedir al teléfono que se reinicie lo devuelve todo a su estado inicial. Se vacían las memorias temporales (la RAM y las cachés del procesador), se corta la alimentación de todo lo que no es indispensable para el reinicio y ¡voilá!, vuelve a empezar el baile. Pero la diferencia aquí es que para reiniciar no hace falta apagar todo el hardware del teléfono.

Buena parte del hardware del teléfono permanece encendido durante el reinicio porque apagarlo y encenderlo no tendría mucho sentido llegados a este punto. Eso hace que el reinicio sea más rápido porque nos saltamos pasos. Igualmente las memorias se vacían, todas las apps que tuviéramos abiertas se cierran y al recuperar el teléfono tras el reinicio tendremos que volver a abrirlas, y lo que no se hubiera grabado previamente habrá desaparecido. Es, en definitiva, un encendido más rápido, pero no difieren en lo básico.

Pero entonces, ¿es lo mismo? ¿No sirve al menos para ayudar?

Un reinicio ayuda igual que apagar y encender para corregir errores de ejecución en el software. Si una app se ha ejecutado de forma defectuosa, corregiremos este error (habitualmente) volviéndola a abrir desde cero. Eso es algo que quizá podamos arreglar también cerrándola y volviéndola a abrir sin tocar el inicio del teléfono, pero en ocasiones toca reiniciar y listo. No es un proceso tan lento como se piensa y, como hemos dicho, solventa muchos problemas. Al menos de forma temporal, porque si la app está mal diseñada volverá a fallar más temprano que tarde.

Así que ante la pregunta de ¿qué es mejor, reiniciar o apagar y volver a encender? la respuesta debe ser ‘son lo mismo, pero reiniciar es más rápido’. Además de automático, claro, porque no tenemos que hacer nada. El teléfono al reiniciar se enciende él solito sin más ayuda que la de su propia programación. ¿Y pasa algo por no apagar nunca el teléfono? Por experiencia personal ya os digo que no. Nunca ninguno de mis teléfonos ha sufrido por no apagarse.


La noticia

Ésta es la diferencia entre reiniciar un móvil y apagarlo y volverlo a encender

fue publicada originalmente en

Xataka Móvil

por
Samuel Fernández

.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
العربية简体中文NederlandsEnglishFrançaisDeutschItalianoPortuguêsRomânăРусскийEspañol